Menu
Tablet menu
A+ A A-

Vestido negro. Little Black Dress

Vestido negro. Little Black DressCánones de la moda: el vestido negro

Hay prendas propias de una temporada, colores que se ponen de moda, complementos que vemos ir y venir con los años, todos y cada uno se mueven dentro del dinámico ciclo de la moda. Luego, están aquellos elementos que, una vez hecha su aparición desde los salones de costura a las pasarelas y de ahí, al alcance de todos, se instauran dentro de lo que conocemos como fondo de armario.

Son esas piezas con las que toda mujer debe contar pues, más allá de los cambios, permanecen y traen aparejada consigo una historia que transmiten a nuestro atuendo y por ende, proyectamos cada vez que las llevamos puestas.

Vestido negro. Little Black Dress

El vestido negro o Little black dress (conocido también por sus siglas en inglés LBD) es un vestido de tarde o de coctel, de corte simple y con frecuencia, corto.

Considerada como una de las grandes reglas de la moda, tener un LBD como fondo de armario es esencial para toda mujer contemporánea y actual. Simple, elegante y con posibilidades de alternar su uso en diferentes ocasiones, son sus características fundamentales.

Vestido negro. Little black dress que han hecho historia

Chanel lo introdujo en el mundo de la moda en 1926 con la pretensión de crear una pieza que tuviera una larga duración de uso, fuese versátil, asequible y accesible de forma amplia en el mercado y por supuesto, en un color neutral.

Rápidamente se convirtió en un aliado de las mujeres de la época por su versatilidad. A partir de la década de los 50, varias estrellas hicieron que el look LBD ganara popularidad: El palabra de honor combinado con perlas y tacones altos de Marilyn Monroe o el voluptuoso modelo con el que Sophia Loren yace sobre la cama en “Ciao Bella”. En los 60, es Audrey Hepburn en “Breakfast at Tiffany’s” quien lleva la prenda a otro nivel de glamour y estilo. Catherine Deneuve, Elizabeth Taylor, Edith Piaf, también lucieron diferentes modelos en diversas ocasiones, mientras que actrices contemporáneas, como las de “Sexo en Nueva York”, continúan manteniéndolo en los más altos estandartes de los “must have”.

Diseños actuales como los de Carolina Herrera, Alber Elbaz (Lanvin), o Victoria Wilmoth han tomado las bases del mítico icono de la moda y lo han reconvertido en auténticas piezas de arte contemporáneo.


¿Cómo elegir un LBD?

Básicamente porque está pensado para permanecer en nuestro armario por largo tiempo, el “LBD” ideal ha de ser:

1. Un vestido corto, negro, lo más simple posible y que no forme parte de una tendencia específica de manera claramente visible, porque esto le haría perder su vigencia rápidamente.

2. Debe permitirnos adaptar su estilo a diferentes ocasiones. Por ejemplo, con chaqueta y sandalias para usarlo durante horas del día, o con complementos de joyería que le realcen para eventos que tengan lugar por la tarde o noche.

Dentro de su simplicidad y gracias a su versatilidad, el vestido negro nos ha dado algunas de las imágenes más indelebles de nuestra era visual. Su uso quedó impregnado de glamour, de gracia y una libertad de restricciones que han transcendido a través de los años.


 

Share
SFbBox by Enter Logic
Araceli Barahona on

novedades

lo más leído